Consejos para la vuelta a la rutina de las mascotas tras las vacaciones

La vuelta a la rutina tras las vacaciones puede resultar difícil también para las mascotas, especialmente gatos y perros. Después de estos meses o semanas de vacaciones, ellos también necesitan un periodo de adaptación. Tanto si han viajado con nosotros, como si los hemos dejado con algún amigo o familiar, en una residencia, en casa de un cuidador o hemos contratado a un “canguro”, el Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña (COVC) ha elaborado una serie de recomendaciones con el objetivo de facilitar el regreso de las mascotas y sus propietarios a la rutina después de unas vacaciones, especialmente en verano, cuando suelen ser más largas.

Si en el caso de los propietarios, el problema es la sensación de falta de energía o tristeza que acompaña el retorno al trabajo, para las mascotas se aconseja una revisión veterinaria y también prestar atención a los posibles cambios en el comportamiento del animal, puesto que pueden sufrir estrés o la llamada “ansiedad por separación”.

Tanto para el propietario como para el animal, lo mejor es volver a la rutina de forma gradual:

  • Durante las vacaciones se suelen relajar las rutinas de obediencia y disciplina con las mascotas, y a la vuelta, con paciencia, pero con firmeza, se tienen que reordenar la conducta y los hábitos.
  • La alimentación. El calor hace que la actividad de nuestras mascotas disminuya, y conviene repartir el alimento diario en un mayor número de porciones, pero de menor cantidad. Ahora, toca volver al horario habitual de comidas.
  • Volvemos también a recuperar los hábitos de higiene, si es que se han descuidado un poco: baño, corte de uñas o cepillado de los dientes, dependerá del animal, son fundamentales para su salud.
  • Se recomienda lavar los juguetes, la cama, la ropa, el transportín o cualquiera otro elemento que nuestra mascota haya utilizado durante las vacaciones fuera de casa. También conviene limpiar bien los espacios donde duermen, comen o juegan en nuestro hogar, con el fin de eliminar, por ejemplo, pulgas y larvas que hayan podido traer del lugar donde hemos estado o que se hayan colado en casa durante nuestra ausencia.
  • Volver a la actividad física habitual. Restablecer las diferentes actividades diarias tiene que ser una prioridad para evitar el estrés o la depresión: hay que incorporar gradualmente todas aquellas actividades que se realizaban antes de vacaciones.
  • Nuestra vuelta al trabajo supone para las mascotas pasar más horas solas en casa y eso puede influir en su estado de ánimo, puesto que en algunos casos puede aparecer la ansiedad por separación, un problema de conducta bastante frecuente que se puede tratar. Si al volver a casa los primeros días de trabajo encontráis objetos rotos, algún vecino os avisa que ha oído ladrar insistentemente a vuestro perro, el animal hace sus necesidades donde no debe… se aconseja visitar al veterinario.
  • Revisión veterinaria: es la única manera de detectar cualquier enfermedad que haya podido contraer en un ambiente diferente. Hay que prestar especialmente atención a los siguientes síntomas: pérdida de peso o de hambre, diarreas o vómitos, desorientación, caída del pelo… La revisión es especialmente importante, sobre todo si las vacaciones han sido en el extranjero.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *