Cáncer en perros: linfoma canino

Zeus tiene 10 años. Hace 1 año, en Mediterrani Veterinaris le diagnosticaron un linfoma, un tumor que no tiene cura, pero que se puede tratar y hoy ha venido a la clínica para la sesión de quimioterapia.

El linfoma es un crecimiento anormal de tejido (en el lenguaje médico se conoce como neoplasia). El linfoma o cáncer se origina en los nódulos linfáticos, el hígado, el bazo u otros órganos con tejidos linfoide como los riñones, la piel o el intestino. Es una de las neoplasias malignas más comunes en los perros, y concretamente la neoplasia hematopoyética, la que afecta las células de la sangre, es la más frecuente.

Generalmente se presenta en perros adultos (6 a 12 años) y de cualquier raza, a pesar de que es más frecuente en algunas, como Bóxer, Golden Retriever y Rottweiler.

Hay varias formas de linfoma, clasificadas en función de los órganos a los que afecta: linfoma multicéntrico (se presenta de forma generalizada y representa un 80% de los casos de linfoma canino), alimentario (gastrointestinal), mediastínico y extranodal (cáncer de piel, renal, del sistema nervioso y ocular).

Independientemente del órgano o tejido de origen, la enfermedad puede diseminarse y afectar otros tejidos y órganos, como nódulos linfáticos, bazo, hígado y médula ósea, es lo que se conoce como metástasis.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

A pesar de que recientemente han aparecido nuevos métodos, más sofisticados y precisos, de diagnóstico, a diferencia de otros tipos de tumores, una simple citología puede servir para diagnosticar un linfoma en la mayoría de los casos.

La citología es un método rápido y económico, que permite tener un diagnóstico precoz del linfoma y, por lo tanto, empezar el tratamiento cuanto antes.

La citología consiste simplemente en recoger una pequeña muestra con una aguja de los órganos afectados sin necesidad de sedar al animal y por eso los riesgos son mínimos.

¿Cuál es el tratamiento?

Una vez realizado el diagnóstico, la quimioterapia es el tratamiento del linfoma multicéntrico en perros, y afortunadamente para nuestras mascotas disponemos de varios protocolos de quimioterapia, que se combinan con diferentes fármacos y consiguen una mejor efectividad del tratamiento, además de permitir también ajustarlo a cada paciente. El objetivo de la quimioterapia es siempre dar calidad de vida a nuestra mascota, así que se recomendará o no en función de eso.

Aproximadamente, en el 90% de los casos se consigue una remisión de la enfermedad; y además, como la quimioterapia es bien tolerada, nos permite asegurar que nuestra mascota tendrá una buena calidad de vida durante la remisión de la enfermedad. Con la quimioterapia, el 50% de los perros viven más de un año y alrededor de un 20% viven más de dos años. En cambio, sin el tratamiento, la esperanza de vida media es de 4 a 8 semanas.

En Mediterrani Veterinaris disponemos de las instalaciones y veterinarios especialistas en realizar el diagnóstico, tratamiento y seguimiento adecuado de los perros con esta patología. Si tienes cualquier duda o quieres más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *