El cuidado responsable de nuestras mascotas

Las mascotas nos proporcionan muchas satisfacciones, pero los que tenemos o hemos tenido un animal de compañía sabemos que también implican deberes y responsabilidades, ya que una mascota no es un juguete.

Obligaciones del propietario/a

Ser responsable cuando se decide tener un animal de compañía (perros, gatos y hurones) consiste, básicamente, en identificar al animal o animales con un microchip, darle de alta al censo municipal, ponerle una placa en el collar con el nombre y el teléfono del propietario, vacunarlo, esterilizarlo, desparasitarlo y proporcionarle la alimentación adecuada, cobijo, recoger las deposiciones, llevarlo al veterinario y, evidentemente, no abandonarlo nunca. Es lo que ha establecido el Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, que tiene entre sus competencias y funciones, la de la protección de los animales.

Situación actual

Identificar con un microchip y censar a los animales de compañía en los municipios de residencia es obligatorio, pero aun así se calcula que menos de la mitad de los perros en Cataluña llevan el microchip de identificación y están dados de alta en el censo municipal de la localidad donde viven.

El número de perros y gatos censados no para de aumentar, pero todavía hay mucha gente que no lo hace porque no lo considera necesario.

El año 2016 había censados en Cataluña 256.667 perros, 16.608 gatos, 600 hurones y 33 animales otras especies, como conejos o cerdos, así que el total de animales censados el año pasado era de 273.908 mascotas, de 231.971 propietarios diferentes.

La ley dice…

No identificar a la mascota con un microchip o no censar se considera una infracción leve, que supone multas de entre 100 y 400 euros. Se consideran “infracciones graves o muy graves”, en función de cada caso, maltratar los animales, no proporcionarles atención veterinaria, abandonarlos o venderlos ilegalmente, y la multa puede ir de los 400 a los 2.000 euros. Las sanciones más elevadas, de entre 2.000 y 20.000 euros, corresponden a infracciones muy graves como pueden ser el abandono “en espacios de peligro como las carreteras” o la organización de peleas, entre otros.

Nuestras mascotas nos necesitan, así que tenemos que ser responsables y cuidarlas cómo se merecen.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *